Anoche vi

Terminator: La Salvación

Por M - 18 junio 2009  |

Terminator: Salvation

Desde la primer película de Terminator, de 1984, que oímos hablar de John Connor, el gran líder de la resistencia, el responsable de que los pocos humanos sobrevivientes al “Día del Juicio” se organizaran y lucharan por su libertad en contra de un enemigo en común: las máquinas.
En cada uno de los sucesivos capítulos de la saga fuimos viendo pequeños fragmentos de ese futuro post-apocalíptico, nos contaron los horrores de esa sociedad devastada y presenciamos el intento fútil en cada film de cambiar el destino y evitar que esa cruenta guerra tuviera lugar.
Pero finalmente el Día del Juicio llegó y una nueva trilogía de la saga da comienzo, con una película que, además de secuela, representa una precuela que tiene lugar más de 30 años en el futuro de la primer entrega.

Luego de dos primeros capítulos que se encuentran dentro de la historia del cine y un tercero que se encarga de allanar el camino a esta nueva saga, llega “Terminator: La Salvación”, un nuevo arco donde el objetivo ya no es modificar el futuro, sino lograr sobrevivir en él.
De la mano del director McG (las dos entregas de “Los ángeles de Charlie”) y con Christian Bale a la cabeza (“Batman, El Caballero de la Noche”) exploramos las filas de la resistencia en su lucha por la humanidad intentando encontrar una respuesta a la pregunta más importante: ¿Logra esta película estar a la altura de las dos primeras, o sigue la línea de su decepcionante predecesora?

[youtube width=”530″ height=”320″]http://www.youtube.com/watch?v=0xRA_ERWCaM[/youtube]

Lo atamos con alambre

Quince años han pasado desde el Día del Juicio, momento en que Skynet cobró conciencia propia y decidió que el ser humano era una amenaza que necesitaba ser exterminada. Entre los humanos sobrevivientes al holocausto se encuentra John Connor, uno de los líderes de la resistencia quien, apoyado en una serie de grabaciones dejadas por su madre sobre el futuro que se encuentra viviendo, intenta por todos los medios encontrar a Kyle Reese (Anton Yelchin), un joven que, en el futuro (o en el pasado, según como se lo mire) se convertirá en su padre.
Paralelamente conocemos la historia de Marcus Wright (Sam Worthington), un hombre sentenciado a muerte que despierta décadas después de su ejecución, para encontrarse en un mundo devastado por las máquinas, una fuerza de la cual él mismo forma parte.

Este es el planteo principal del film, situado, como ya dijimos, en el famoso futuro post-apocalíptico que conocemos desde la primer película, pero que nunca habíamos podido presenciar salvo por unos pocos flashbacks.

John Connor (Christian Bale) y Marcus Wright (Sam Worthington) cara a cara

John Connor (Christian Bale) y Marcus Wright (Sam Worthington) cara a cara

Por extraño que parezca, esa pequeña sinopsis que contamos al comienzo tuvo varios idas y vueltas. Los guionistas principales fueron John Bracato y Michael Ferris (responsables de “Terminator: La Rebelión de las máquinas” y… “Catwoman”) y su historia era muy diferente a la que se terminó filmando. En ella, el protagonista era Marcus Wright, el hombre convertido en máquina que busca descubrir cuál de sus dos partes es la más fuerte. Todo el film giraría alrededor de él y su relación con la resistencia, y John Connor no aparecería hasta el final de la película. Pero resulta que cuando comenzaron las negociaciones con Christian Bale para que tomara el rol de Marcus, el actor manifestó su deseo de personificar a John Connor. El personaje de Wright le parecía muy anecdótico dentro de la saga, y quería encarnar al líder de la resistencia, en vistas a continuar con la caracterización en las posibles secuelas.
El único problema estaba en que Marcus era el protagonista, y el otro no aparecía hasta unos minutos antes del final. Pero, como se imaginarán, si Bale dice que quiere encarnar a un determinado personaje… no le decís que no. Y acá es donde comenzó el desfile de reescrituras.

A principios de 2008, Paul Haggis (guionista de “Casino Royal” y “Quantum of Solace”) fue contratado para realizar los primeros retoques al guión, con el objetivo principal de insertar de alguna forma a John Connor dentro de la historia. Pero los productores del film no quedaron muy contentos con su trabajo, por lo que tres semanas antes de comenzar a filmar, Shawn Ryan (creador y guionista de la exitosa serie “The Shield”) fue llamado para volver a darle una repasada, la cual terminó aportando un giro bastante importante comparado a lo que se venía planteando. El problema estuvo en que, luego de un tiempo, Ryan tuvo que regresar a sus obligaciones televisivas, por lo cual los realizadores fueron contratando a diversos guionistas que siguieran retocando el guión, entre ellos Anthony E. Zuiker (creador y guionista de “CSI”) y Jonathan Nolan (uno de los responsables de la maravillosa historia de “Batman: El Caballero de la Noche”)

Como podrán ver, todos los involucrados son pesos bastante pesados en lo que a guión se refiere, sobre todo Jonathan Nolan que viene de romperla con el guión de la última película de Batman. Pero al momento en que comenzó la filmación era tal la cantidad de manos que habían pasado por ese guión, y tal la mezcla de conceptos e ideas que cada uno propuso para la historia, que en la película solo aparecen acreditados los guionistas originales: John Bracato y Michael Ferris.

Las máquinas al poder

Obviamente que tener un guión tan toqueteado no inspira mucha confianza en lo que al resultado final respecta, pero el saber que grossos como Ryan o Nolan estuvieron haciendo ajustes (se habló mucho de que la mayoría de las escenas de Connor estuvieron escritas por este último) lograban mantener las esperanzas de que podríamos llegar a encontrarnos con una buena historia. Si a esto le sumamos a Christian Bale en el protagónico y a Danny Elfman (“Milk”, “Spiderman” y el Batman de Tim Burton entre muchas otras) encargado de la música, lo único que presentaba serias dudas era la dirección de McG.

Las máquinas desplegando todo su poder

Las máquinas desplegando todo su poder

Lo cierto es que el muchacho logra salir bastante airoso en lo que a dirección se refiere. Obviamente que no es James Cameron, pero tiene algunos momentos muy interesantes, como la escena del helicóptero del principio de la película, donde nos muestra una toma interna del aparato descendiendo incontrolable hacia el suelo (quienes la hayan visto sabrán a que me refiero) Al contrario de lo que sucedía en las dos películas de Los Ángeles de Charlie, el despliegue visual de los distintos momentos bélicos (entre humanos y entre máquinas) no resultan en una maraña confusa de tiros, explosiones y golpes que no se entiende nada. En lugar de seguir una línea similar a Michael Bay (otro director de explosiones), McG logra llevar adelante todo el film con la emoción e intensidad necesarios que no nos hagan abandonarlo a los 15 minutos de haber comenzado.

Las batallas contra las enormes máquinas son increíbles, y por momentos recupera un poco el clima de las primeras películas dirigidas por Cameron, donde el mayor poder del enemigo se refleja en la imposibilidad de detenerlo. Las máquinas siguen y siguen avanzando constantemente, hasta que concretan su objetivo o son destruidas en el intento. Y no solo encontramos los clásicos T-800 (hacia el final), también están presentes los T-600 (versiones anteriores que pueden apreciarse en la serie de Sarah Connor, más lentos, pesados y con piel visiblemente de goma), enormes naves de reconocimiento, pequeñas máquinas con forma de disco que cumplen la función de cámaras de vigilancia voladoras y unas enormes máquinas cazadoras que se encargan de atrapar seres humanos con los que luego experimentaran, de las cuales se desprenden las motocicletas robóticas que pudimos apreciar bien en todos los trailers. Incluso hay unas sanguijuelas mecánicas que surcan los ríos e impiden que cualquier ser humano intente utilizar esa vía de escape.

¿No tienen un aire a las motos de "Yo, Robot"?

¿No tienen un aire a las motos de "Yo, Robot"?

Podríamos decir que estamos ante una buena película de acción, llevadera y entretenida. Pero no necesariamente implica que sea un film digno de la saga de Terminator.

Mi nombre es Connor, John Connor

Como decía antes, partir ya con un guión tan toqueteado por distintos guionistas no despertaba mucha confianza. Y acá es donde la película empieza a hacer agua a lo bestia.

Hay decenas de incongruencias acerca de las que se podría debatir: La supuesta “profecía” de que Connor es el liberador de la humanidad (¿De dónde salió esto? ¿Cómo se enteraron? ¿Él se lo contó a todo el mundo y le creyeron?), la fijación de las máquinas por asesinar a Kyle Reese (¿Cómo saben que es su futuro padre?) o incluso la persecución de él mismo, ¿Por qué las máquinas quieren eliminarlo, si todavía no hizo nada que mereciera semejante atención?. Ya desde el principio viene mal, tiene dos presentaciones (una con las letras de la película y otra durante el flashback de Marcus Wright) y hasta un “texto introductorio” HORRENDO que están totalmente de más (¿Alguna vez mencioné que me molestan muchos los textos introductorios en las películas?)

Hay muchísimos de estos detalles a lo largo del film, pero eso era algo de esperarse, vamos. Ninguno tenía pensado encontrarse con Terminator 2 acá. Pero hay un punto crítico que representa el corazón de la historia y que muchos usábamos como justificativo de por qué la película prometía, que para colmo está interpretado por Christian Bale, uno de mis actores favoritos de hoy en día. Me refiero, por supuesto, a John Connor.

John Connor, medio confundido parece

John Connor, medio confundido parece

¿Nos encontramos con el feroz líder de la resistencia, el personaje carismático y preciso que logra organizar a la humanidad en contra de las máquinas, al punto tal que el enemigo, en una maniobra desesperada envía a un T-800 al pasado para directamente evitar su nacimiento? No, nada remotamente cercano a esto. Connor es el personaje más soso y chato de toda la película. Es muy poco creíble que el líder de la resistencia que acá nos presentan pudiera motivar a alguien a dar su vida por la raza humana. Apenas se limita a poner cara de malo, gritar mucho, y lanzar frases hechas.

Si prestamos atención a lo que nos contaron sobre él, sobre todo en el primer film, podemos ver que John Connor no es solo un soldado feroz que arrasa con todo lo que se le cruza: es un símbolo de la supervivencia de la humanidad, representa la esperanza de que hay un futuro posible, y motiva al resto de los sobrevivientes a luchar hasta las últimas consecuencias. Es algo así como el Che Guevara de la resistencia humana contra las máquinas. No es una solo una persona, es un ideal. ¿Por qué sino las máquinas se tomarían el trabajo de enviar a un Terminator al pasado para que eliminara a su madre y así evitar su nacimiento? Porque no alcanza con hacer desaparecer al individuo, necesitan desvanecer por completo su significado, su imagen. Nunca tendría que haber existido.

Entonces, ¿es capitalizado de alguna manera este concepto? Para nada. Apenas si intenta plantearse muy tímidamente sin ningún resultado. Ni siquiera aprovechan la contraposición al frío cálculo militar del grupo de soldados que lideran la resistencia en esta instancia para hacer manifiesta su humanidad. No, lo vemos más interesado en salvar a su futuro padre (ya voy a tocar este tema) para así asegurarse de “existir” más que de motivar y darle a sus compañeros una razón por la cual luchar. ¿Sus dos discursos insulsos por radio son suficientes para desarrollar esta faceta del personaje? Para mí al menos no.

Marcus Wright mirando hacia el horizonte

Marcus Wright mirando hacia el horizonte

Pero bueno, por lo menos lo tenemos a Marcus Wright, el verdadero protagonista de la película, y el único que se plantea algo referente a qué es lo que nos diferencia a los seres humanos de las máquinas. Aunque su única conclusión haya sido que nuestra particularidad sea que “tenemos corazón”, es un poco más interesante que Kyle Reese y su “nosotros enterramos a nuestros muertos”.
De todas maneras, el problema sigue siendo el mismo: los personajes humanos carecen de humanidad. Y eso, es una película de Terminator, donde el punto central es el contraste humano/máquina, no es algo bueno.

Lo que pasó, pasó

El otro componente fundamental de toda película de Terminator es el viaje en el tiempo y, particularmente, la influencia que tienen los distintos personajes en los eventos del futuro o del pasado, según como se mire.

Hay muy pocas películas que posean un manejo del viaje en el tiempo que tenga coherencia y se comporte de manera medianamente lógica. En general no logran resistir el menor análisis teórico. Y no es algo que nadie espera tampoco. No se pide un estudio científico, pero sí que se mantenga una mínima coherencia dentro de su propio universo. La primer película de la saga salía bastante airosa de la situación, implicando que el futuro no se puede cambiar, lo que pasó,  pasó y no es posible modificarlo. Claro ejemplo de esto es que en el intento de las máquinas de evitar el nacimiento de John Connor, terminan siendo responsables indirectos de su gestación. Es más, el mismo Connor es artífice de su existencia al enviar a Kyle Reese al pasado. Pero a su vez, como vemos en la segunda, las máquinas también generan su propio nacimiento.

Anton Yelchin como Pavel Check.... esteeee... Kyle Reese

Anton Yelchin como Pavel Check.... esteeee... Kyle Reese

Más allá de entrar en la famosa discusión del huevo y la gallina, la imposibilidad de modificar lo que ya sucedió es la forma más lógica de tratar el viaje en el tiempo.
Al final de la segunda película, vemos el intento de Sarah Connor y compañía de detener el nacimiento de Skynet y así evitar el surgimiento de las máquinas. Pero hay un pequeño detalle que muchos dejan de lado: El hecho de que el pequeño John Connor exista es suficiente prueba de que el Día del Juicio ocurrió. Sin Día del Juicio no hay máquinas que se rebelen, sin máquinas que se rebelen no hay resistencia y sin resistencia no hay Kyle Reese que viaje al pasado para engendrar al pequeño John. Por lo tanto, si John existe, el Día del Juicio ocurrió. Y así, a pesar de la ridiculez de la tercer película y su “atraso” de la rebelión de las máquinas  (una excusa barata para situar el film en el 2003 en lugar de en la fecha original) el mensaje sigue siendo el mismo: Lo que pasó, pasó, y no se puede modificar.

Entonces, ¿A quién se le ocurrió la ridícula historia de John Connor intentando salvar al joven Kyle Reese, su futuro padre, para así asegurar su nacimiento? ¡El hecho de él EXISTA en ese momento significa que Kyle Reese viajó al pasado! El tiempo no es algo lineal que se modifica al momento en que algo se cambia. Por más gloriosa que me parezca, no funciona como en Volver al Futuro, donde Marty desaparece progresivamente a medida que se acerca el momento clave que dará lugar a su existencia. O sucede o no sucede. Entonces, ¿tiene sentido que Connor se desespere tanto por querer salvar al joven Reese? ¡No!. ¡Si él existe, significa que Kyle viajó al pasado y conoció a su madre! Es algo que ya está sobreentendido que va a suceder.
Si les duele la cabeza, no se preocupen, es normal.

"Nop, no da pegarme una afeitada con esto..."

"Nop, no da pegarme una afeitada con esto..."

El punto central de esto es que, básicamente, hasta que envíe a Kyle Reese al pasado, tanto este como Connor no pueden morir, porque esa situación es algo que ya está predestinado a suceder. ¿Se los imaginan a los dos enfilando en contra del enemigo como dementes, sabiendo que hasta que llegue el momento del viaje de Kyle al pasado ninguno de los dos va a morir? Sí, me dejé llevar un poco, pero no me digan que no sería interesante de ver.

El final que no fue

Vamos a ser completamente sinceros acá: el final de la película es malísimo. Por supuesto que no me refiero a toda la lucha final con el T-800 que tiene la caripela del Arnold ochentoso, sino al intercambio de corazón.
Salta a la vista que ese final no resiste ni el más mínimo análisis: ¿Cómo es posible que no pudieran curarle la herida a Connor pero sí realizaran un trasplante de corazón de un cuerpo mecánico a uno humano? ¿A qué militar en sus cabales se le ocurre sacrificar a un cyborg poderosísimo que vale por 100 hombres por salvar a uno solo? ¡El mismo Connor debería oponerse a eso! Ahora, ¿qué pasa si les comento que este final en realidad no es el que estaba pensado en un primer momento, sino que es uno de los tantos parches de guión de los que hablaba al principio?

El T-800 que le hace el aguante a Connor al final de la peli

El T-800 que le hace el aguante a Connor al final de la peli

Resulta que el año pasado, a principios de Junio, apareció en el sitio Ain’t it Cool una nota que hablaba sobre el supuesto final de la película. Era simplemente un rumor, como los cientos que surgen diariamente sobre estas superproducciones, y Moriarty (autor de la nota) lo utilizó como base para despotricar acerca de las remakes y la falta de productos originales. Este rumor decía que al final del film John Connor se encuentra peleando contra un T-80 y pierde. Entonces, la gente más cercana a él lleva a cabo el siguiente plan: Toman la piel de su cara y la trasplantan al rostro de Marcus Wright. De esta forma, el líder de la resistencia sigue vivo, al igual que todo lo que él representa.

¿Qué fue lo paso? Que ese supuesto rumor resultó ser cierto. Múltiples sitios comenzaron a surgir diciendo que se habían enterado de algo similar de distintas fuentes, y la noticia se desparramó de tal manera que un par de días después ya estaba dando vueltas por toda la internet: el final de la nueva película de Terminator se había filtrado.

El resto de la historia es bastante obvia. Los productores del film jamás reconocieron que ese era efectivamente el final de la película, por más que en todos lados lo afirmaban fuertemente. Lo más probable es que hayan intentado hacer la mayor cantidad de “damage control” posible y que, ante la inevitabilidad de frenar el rumor, no les quedo otra que modificar el final. Y, de paso, arruinar por completo la película.

Marcus se lo lleva al maltrecho John después de un par de rounds con Arnold

Marcus se lo lleva al maltrecho John después de un par de rounds con Arnold

La pregunta que surge de esta situación es la siguiente: ¿Qué es peor, mantener un buen final que ya se conoce, o agregar un final desastroso pero desconocido? Y si, escribí “buen final”. Estoy totalmente convencido de que si la película hubiera terminado así habría resultado en algo muchísimo más digno. No solo plantea una base más que interesante para las próximas entrega, con un John Connor que es un súper soldado, sino que plantea de manera directa la dicotomía de qué es lo que nos hace humanos, qué nos diferencia de las máquinas. Pero no. Todo queda como al principio de la película. Está la resistencia, están las máquinas, la batalla continúa. No solo no hay nada que justifique una continuación, sino que no hay nada que justifique esta película siquiera! Terminator 3 por lo menos servía de nexo entre las anteriores y esta nueva etapa (ojo, no estoy diciendo que sea una mejor película, eh)

¿Ustedes qué habrían preferido? ¿El final original, lo conocieran o no, o el que vieron en el cine?

El futuro continúa

Como leyeron antes, la idea con esta película es dar comienzo a una nueva trilogía que tenga lugar en el futuro, y nos relate la batalla de la resistencia humana en contra de las máquinas. También tiene un funcionamiento de precuela, porque disparan los eventos de viaje al pasado que vimos en las tres películas anteriores.

Esta primera entrega tiene altos y bajos. Es un film de acción entretenido, pero no justifica mucho la palabra “Terminator” que tiene en su título. Ni siquiera lo vemos brillar a Bale que, si bien tampoco tenía mucho con lo que trabajar, el personaje que interpreta parece un Batman sin máscara (voz gruesa incluida)

Habrá que ver qué sucede en la próxima. ¿Y a ustedes? ¿Qué les pareció?

Terminator: Salvation

10 Comentarios

Dejá tu opinión:

  1. me facino esta pelicula y pero que un dia salgan de vuelta en 3d

  2. A dios gracias que lo leí, y no lo vi en cine, jeje; y si, se torna cíclico, y por Dios que puede volverse un quilombo…. La realidad es que Connor ni debiera preocuparse en buscar a Kyle; pero bueh, supongo que la franquicia será retomada por quien compre los pasivos de estos muchachos “ex” productores (habían quebrado, no?); y vaya a saber con qué delirio seguirán…

  3. No, lo que planteo yo no es lineal, es mas bien circular. Lo que planteas vos son las múltiples realidades paralelas, que es la otra teoría sobre viajes en el tiempo. Lo que yo quiero decir es esto: John Connor está vivo. Si John Connor está vivo, significa que su madre quedó embarazada de él y, al menos hasta su nacimiento, estuvo viva. Si alguien viajara al pasado y matara a su madre antes de su nacimiento, él no existiría. Pero para que él naciera, Kyle Reese tiene que viajar al pasado, para embarazar a su madre. Por lo tanto, si él está vivo, significa que Kyle Reese efectivamente viajó al pasado. De lo contrario él no existiría. Esta película usa el viaje en el tiempo como en Volver al Futuro, donde el futuro va cambiando progresivamente a medida que se acerca la fecha del baile. Esto es algo del estilo que vino primero, el huevo o la gallina.
    No es muy fácil de explicar, jeje. La película española “Los Cronocrímenes” muestra esta forma de viaje en el tiempo excelentemente bien. Hay otra peli independiente yanqui que se llama “Primer” que usa la teoría de las líneas de tiempo paralelas que comentás vos (película super compleja de entender).

  4. Gente… Están usando una idea de viaje líneal en el tiempo; o sea, con la posibilidad de un solo futuro, un solo pasado, y por supuesto, un solo presente… Hace varios años había andado leyendo un poquito de esas teorías, transcriptas por científicos jugando a escritores; y por lo que supe, la más difundida en física son las que sostienen que existe una especie de mapa temporal que incluye todas las variantes de pasado, de presente y de futuro; coexistiendo al mismo tiempo; y si nos atenemos a eso; Connor no tiene ninguna garantía de vida… Simplemente en una línea temporal existe, y en otras no. Salvo estos devaneos en boludeces (que es más o menos como contar los ángeles que pasan por el ojo de una aguja, jeje, pero no deja de ser divertido), coincido con el análisis de la peli.

  5. Pero el Schwarnegger computarizado no está tan mal!! No se aprovechó para nada la ocasión (Connor por lo menos podría haberse sorprendido un poco, no?) pero es algo que se esperaba en la peli.
    Lo de que Connor no puede morir viene a cuento de que es EL el que lo manda a Kyle al pasado. Kyle viaja al pasado sí o sí, porque sino Connor mismo no existiría, así que hasta ese momento, es imposible que muera ninguno de los dos. El problema está en la concepción lineal que le dan al tiempo.
    Pero bue’, ahora ya fue. Habrá que esperar la próxima, que pinta que va a ser peor!!!

  6. primero queria decir que toda la nota o comentarios como quieras llamarlo me parecio muy interesante. CREO, que encontre digamosle una inconsistencia (cuantas “s” y “c” tene esta palabra ¿no?) en una parte cuando hablabas de que nada puede camiar por lo tanto ninguno (padre e hijo) pueden morir decis aunque sea a modo de chiste: …”¿Se los imaginan a los dos enfilando en contra del enemigo como dementes, sabiendo que hasta que llegue el momento del viaje de Kyle al pasado ninguno de los dos va a morir?…” yo aca me pregunto, ¿porque es que connor no puede morir? el esta en su presente y todavia no tiene un futuro formado como lo tiene en las peliculas anteriores, por lo tanto si puede morir. el que no puede morir es su padre ya que bla bla bla el echo de que connor este vivo, nos dice que logra viajar bla bla bla. se entiende mi punto??
    y a proposito de cual de los dos finales era mejor creo que me quedo con el original aunque se supiera es decir si winston le otorgo un NHAAAA a la moto-boleadora diganme que le dan a la operacion a corazon abierto en el medio del desierto. fue cualquier cosa.
    y por ultimo yo crei que el premio “bizarro 2009″ se lo llevavan VARIAS de las escenas de watchmen, estaba equibocado ese schwarzenegger computarizado me pudo, ME PUDO no lo podia creer me dio verguenza ajena, un mamarracho ¿necesario?
    muchas gracis,

  7. Notaron la cadena de ADN en el ojo del T1000?

  8. Ojo con los spoilers en mis comentarios!

  9. Primero, felicitaciones por la nota me parecio exelente! Concuerdo casi en todo, pero paso a redactar (practaicamente) mi postura y responder sus preguntas:
    Creo que si, es una buena pelicula de accion, como decis, mas alla de que hay muchas escenas practicamente imposibles que sucedan, que decis “Naaaaa paraaaa”, es decir no estas personificando a un Max Steel, un ejemplo para mi de estas escenas es cuando la moto, colgada al mejor estilo tiqui-taca de una camioneta, es usada como boleadora para bajar una nave, una escena que no tiene sentido, y, para mi, no le suma, pero toda la escena anterior estuvo ESPECTACULAR, el diseño de los robots, y la desesperacion que sentis es perfecta. Los robots infunden respeto, y te dan la sensacion que son imparables, (salvo cuando pueden entrar a Skynet como perros por su casa). Igualmente la accion esta aprobada para mi gusto.
    Por otro lado, esta pelicula yo la hubiera situado luego de todos los viajes temporales, porque esta demas mezclar tanto, y si lo haces, hacelo bien como dice M, teniendo en cuenta todos sus posibles errores e incongruencias. Si la trama hubiera llegado despues, se hubieran centrado mas en el “Connor lider de la resistencia” y su batalla por ese ideal a perseguir para lograr el derrumbamiento del imperio ferroso, eso esta plasmado en “Matrix”, esa busqueda que se ve en Morpheo, al encontrar a Neo.
    Poco inspirador es el personaje de J. Connor, como dice M, solo dos pequeños discursos por radio, globales, a su vez poco motivadores para pelear (los mejores discursos y gritos para mi pueden encontrarse en “Braveheart” por si quieren mas claros ejemplos, yo ahi me pinto de azul me pongo la minifalda y salgo con una espada a matar londinenses!), creo que le falto pasta de lider de Rebelion.
    Me parecio, en ese aspecto, mucho mejor el personaje de Marcus Wright, que me gustava verlo en la pantalla mas que a J. Connor, ya que merecia mayor respeto, o me transmitia esa sensacion.
    Creo que el final alternativo, hubiera sido mejor, pero impopular, el heroe del futuro siemrpe fue J. Connor, y eso habria que mantenerlo, pero el final actual fue una B A S O F I A, si dije basofia, concuerdo con M en ese punto tambien, a lo sumo que muera y quede Marcus como lider, pero toda la pelicula hubiera sido en vano, ya que J. Connor siempre busco a su padre Kyle Resse para que? para no poder batallar y liderar completamente la Rebelion? Si moria no hubiera tenido sentido la pelicula y entraban en mas contradicciones…
    Simplificando, porque puedo seguir escribiendo, creo que la pelicula puede ser vista, sin tener altas expectativas, no vayan a ver esperando encontrar una gran pelicula.
    Creo que supera ampliamente a la 3, pero no le llega a los talones a la 1, y mi recomendacion para los directores y guionistas, cuando una pelicula como T3 no funciona, no se interesa en la continuidad de la historia original y la exitosa (ej: en T3 se dice que el dia del juicio final es en otra epoca a la original), no se ajusten a lo que esta plantea, sino a lo que plantea la original! QUE ES LA QUE ESTA BUENA! DIOS!!.. no los entiendo muchachos…
    Se esforzaron en hacer un producto mas del cine pochoclero, que en focalizarse en la historia original, y generar valor agregado a la misma…. UNA PENA! espero que mejoren para su secuela, pero dudo que lo hagan.
    Esta pelicula podria haber sido GENIAL!, con todas esas letras pero no lo fue. Mis condolencias. (Exelente nota!)
    W