Anoche vi

‘Relatos Salvajes': Anatomía del odio

Por Silvio Pratto - 4 septiembre 2014  |

Relatos Salvajes

Vaya osadía la de Damián Szifron atreverse a poner en pantalla una película que bajo el manto del humor negro tiene como único objetivo revelar la miseria humana, esa que excede estratos sociales y brota desde lo más profunda entraña. Con Relatos Salvajes el director propone un análisis antropológico que tiene su génesis en su propio desencanto. Lo que se ve no es sino la visión de un hombre hastiado de una vileza que atestiguamos a diario y que hemos convertido en un peligroso hábito.

Repleta de gags y pasajes bizarros -recursos que no edulcoran un mensaje bastante perturbador- el director y guionista decide a través de seis historias independientes hacer una radiografía del comportamiento, diseccionando la conducta de personas a priori completamente distintas, pero que une con una línea imaginaria que es su repulsión por el hombre.

Szifron propone una narrativa lineal con un estupendo uso de cámaras y una estética convencional, que convierte a sus personajes en sujetos que en algún momento nos resultan familiares. No existe la pretensión de crear una figura icónica (aunque el personaje de una Érica Rivas inspiradísima está llamado a quedar en el recuerdo del cine nacional) sino la reverberación de personas con las que probablemente nos topemos a diario y de -porque no- nosotros mismos.

relatos-salvajes-f2

A esto se suma una seguidilla de grandes interpretaciones que encuentran sus puntos más altos en el acaudalado terrateniente de Oscar Martínez, el hipernervioso ingeniero de Ricardo Darín (que por momentos recuerda al mejor Michael Douglas en Falling Down) y la mencionada novia neurótica de Rivas, un personaje digno del Woody Allen más reciente que da forma a quizás el mejor de los cortos que componen el largometraje, una metáfora descarnada de las relaciones modernas sintetizada en una demencial fiesta de casamiento que pretende ser un segmento representativo de la vida conyugal.

relatos-salvajes-f7

Pero a esa altura la película ya dejó atrás las historias que encabezan Darío Grandinetti, Leo Sbaraglia y el binomio Julieta Zylberberg/Rita Cortese. Salvo en el último, donde se contraponen el ‘ser’ con el ‘deber ser’ (cuestionando incluso conceptos como la misma libertad) el humor es puesto en primer plano para atenuar el violento contenido de dos guiones donde Szifron vuelve a lucirse hiperbolizando la cotidianidad.

Con todo, Relatos Salvajes ha logrado captar la atención de un público masivo hacia una obra que escapa a convencionalismos y abre el camino a futuros trabajos de un realizador que ya supo patear el tablero televisivo argentino con su genial Los Simuladores.

relatos-salvajes-f8

Debajo del raid mediático del autor, que expuso sus posiciones predilectas en las mesas más rancias, se encuentra la semilla de un cine que debería emerger con mayor asiduidad en nuestro país. Algo más que una excusa para pasar el tiempo, obras baladíes sin demasiada torta debajo del merengue.

Trailer

3 Comentarios

Dejá tu opinión:

  1. Justamente anoche la vi, no se si es porque la inflaron a no más poder, pero se llevó un poco de.decepción de mi parte. ojo la película no es mala ni aburrida, las historias me atraparon todas pero resultaron demasiad. Cortas

    • Si, ver la película por primera vez en esta instancia me parece que es ultra contra producente. Pero bueno, ante la falta de cine de género de alto presupuesto en el país, resalta mucho. En el podcast donde hablamos de la peli comentamos que es un poco onda cuentos de la cripta, que te cuenta anécdotas o chistes con un girito al final.

  2. Me decepciono.

    A ver, la pelicula fue muy inflada por varios medios (10 minutos de aplausos en el festival de cannes lo habre escuchado en 40 canales distintos) lo que creo unas expectativas personales muy grandes… crei que me iba a encontrar con una real joya del cine argentino. En cambio, hubo decepcion.

    La pelicula cuenta con un excelente/enorme director como lo es Damian Szifron, creador de peliculas y series memorables. Cuenta con un cast/elenco de gigantes, la creme de la creme. Y como si fuera poco, cuenta con la produccion de Pedro Almodovar (director que no es mucho de mi agrado) que permite la realizacion de lo que vos quieras, donde la variable “dinero/capital” no es mucho una traba. A pesar de todo esto, la pelicula se queda corta a mi parecer. Considere que la idea es muy simple y sencilla para Szifron, le queda corta. Contando ademas que corre con el caballo del comisario por lo que nombre anteriormente.

    6 historias cuyo unico vinculo es la violencia es algo Simple. Es como hacer 6 cortos y unirlos… una boludes. Quizas algunos vieron la pelicula y se sorprendieron por las imagenes y la violencia que presenta el mundo en esas escenas cotidianas (y otras escenas menos cotidianas, muy tiradas de los pelos). A esa gente le digo que es bastante ingenua y cree en el mundo de fantasias de disney, el amor verdadero y todas esas giladas. El mundo es cruel, los seres humanos somos complicados y el sistema capitalista en el que estamos inmersos es inhumano.. es la maquina de picar carne.

    Szifron no invento nada con esta pelicula. Si, esta bien filmada. Si, es entretenida. Si, tiene buenos gags. Si, existe violencia en el mundo. Si, se quedo corto. Si, la hizo facil. Si, tiene varios planos y banda sonoras muy Tarantinescas.

    De todas maneras, es una pelicula que hay que ver, las 2 horas se pasan volando.

    A nivel personal (como tambien es esta opinion que escribi) me quedo con El Secreto de sus Ojos. Las comparaciones son odiosas pero es mucho mas completa a nivel pelicula.

    Mejor historia: Oscar Martinez
    Peor historia: Leonardo Sbaraglia (una gran decepcion ya que es un CRACK este tipo)