Anoche vi

’12 Años de Esclavitud': Pegame que me gusta

Por M - 5 febrero 2014  |

12 Años de Esclavitud

El amigo Steve McQueen (el director, nada que ver con el clásico actor yanqui) tiene como marca registrada hacer películas intensas, viscerales, que se te quedan en el bocho después de verlas. Esto me pasó sobre todo con Hunger, su primer largometraje y el que propició el cruce de charco a Estados Unidos de Michael Fassbender. El tema es que, si bien 12 años de esclavitud sigue siendo intensa y visceral como las anteriores, todavía no estoy seguro si me gustó o no. Esto no me pasa con muchas películas, así que voy a aprovechar esto para intentar llegar a una conclusión.

12 Años de Esclavitud

Hay ciertos temas que entran en la categoría de “sensibles”. Temas con los que no se jode. El caso más típico es el del genocidio perpetrado por los nazis en la segunda guerra mundial. Desde nuestras pampas podríamos sumar también los desaparecidos de la última dictadura. Y toda la época “oscura” de la esclavitud, para los norteamericanos (tienen un presidente de color, imagínense la vergüenza!) entra de lleno en esta categoría. En las historias de este último caso, en general los blancos son unos enfermos malvados y los negros son las víctimas que sufren sus suplicios. Pensando sobre esto es que de pronto se me revalorizó, por ejemplo, Django Unchained, la última película de Quentin Tarantino, porque ahí podemos tener la satisfacción que nunca jamás vemos en las otras películas sobre el mismo tema: Ver a los esclavizadores sufrir a manos de los esclavizados. Y viendo 12 años de esclavitud me queda mas claro que haber hecho esa película necesitó de más “eggs” de lo que creía. Una conclusión extraña, la verdad. Pero es parte de lo que mencioné antes: esta película te queda dando vueltas en la cabeza un laaaargo tiempo.

Pero no todo es tan “standard” en la obra de McQueen, porque en este caso no solo nos estamos basando en una historia real (las favoritas de Goldstein), sino que además estamos ante un hombre que era libre y fue secuestrado por traficantes de esclavos. Básicamente lo que hicieron con el personaje de Chiwetel Ejiofor (un actorazo que se luce en cada papel que hace) es muy similar a lo que sucedió acá con los desaparecidos de la última dictadura militar. Directamente lo agarran, le dicen “sos un esclavo” y listo. Sin posibilidad de discusión. Sin ningún lugar a recurrir. Solomon Northup (el personaje en cuestión) es un desaparecido de los esclavizadores. Y así permaneció por 12 años, para su familia, sus hijos y sus amigos. Esto es lo más terrorífico que presenta la historia, nosotros sabemos que Solomon no “pertenece” ahí, y él también lo sabe y cada cosa que intenta para hacerse entender sobre eso es inútil y termina (como podemos suponer) en duros castigos. Toda la primer secuencia de la película, donde tenemos una breve aparición de Benedict Cumberbatch, hasta que Solomon cae en las garras de Edwin Epps (interpretado por Michael Fassbender) es muy interesante desde ese punto de vista.

12 Años de Esclavitud

Hasta ese momento incluso pensé “Cómo se viene conteniendo McQueen!”. Lo mínimo que esperaba del director era ver vísceras flotando por los aires a partir de vejaciones constantes. Pero hablé muy tempranamente, porque luego de toda esta secuencia prácticamente caemos en la típica película sobre la esclavitud. El dueño desquiciado y sanguinario (Fassbender), los trabajos forzados, los latigazos constantes, el hacinamiento, la desesperanza. Todo sigue su curso hasta que, de alguna forma (como sabemos por el título de la película) Solomon recupera su libertad. Lo cual llega un poco por sorpresa, porque la historia viene avanzando con muy buen ritmo (si hay algo que le tengo que reconocer a McQueen es que sabe llevar adelante el ritmo de sus películas) y de pronto, de un segundo al otro, pasaron 12 años. Pero en el transcurso no se nota este terrible paso del tiempo. Vemos como van sucediendo las peripecias que debe sobrevivir Solomon pero no llegamos a intuir qué pasó todo ese tiempo. Si tuviera que ponerle un cálculo, por lo que me quedó de la película podría haber pasado un año como mucho.

12 Años de Esclavitud

Pero igualmente eso no le quita fuerza al papel de Ejiofor, que deja la vida en cada escena. Hay secuencias en las que solo se ve su rostro en primeros planos dejando lucir su desesperación y desesperanza que son geniales. Cuando se rumoreaba que este muchacho podía llegar a ser el nuevo Doctor Who me hice pipí encima. Y acompañándolo tenemos al ídolo de Michael Fassbender, que le pone tanta energía a su “malo maloso” que prácticamente me dejó agotado de solo verlo. Los gestos que hace y los cambios de humor son realmente aterradores. El hecho de que nosotros sepamos que Solomon era libre aporta un punto de vista distinto sobre los hechos, pero si nos ponemos a pensar, salvo los nacidos en cautiverio, ¿no fueron todos los esclavos libres? Porque en la película pareciera que el único que tiene “derecho” a su libertad es Solomon, porque era un “norteamericano” libre. El resto de los esclavos casi pareciera que se merecen estar en ese lugar. Eso me llamó la atención, me imaginaba que en algún momento se iba a generar cierta empatía entre Solomon y el resto, pero siempre lo vemos como “el outsider”.

12 Años de Esclavitud

Y después llegamos al final. Esto puede ser un mínimo e ínfimo spoiler, aviso por las dudas. Al final de la película, Solomon regresa a su familia y “The End”, la película termina. Viene toda una serie de placas donde nos cuentan cómo el Solomon original intentó llevar a juicio a quienes lo secuestraron en distintos estados, presentó evidencias de que secuestraban negros libres para esclavizarlos y luego dedicó su vida a pregonar sobre el abolicionismo de la esclavitud. Y nada mas. ¿Pero entonces me estás contando la historia de un esclavo que era libre, y solo me mostrás su esclavitud? Acá es donde tenemos una historia “disinta” para contar sobre el tema! ¿Cómo hace para regresar a su vida normal? ¿Cómo vuelve a relacionarse con su familia? ¿Cómo es que logra encontrar gente que lo apoye para llevar a juicio a sus secuestradores? Ni hablar de cómo es que logra llevarlo a cabo verdaderamente sin que le pegaran un tiro en la cabeza (no debe haber sido fácil). ¿Cómo vivió su familia todos esos años en que él no estuvo, por ejemplo? Por lo menos mostrame como hizo para dormir su primer noche libre! Ni siquiera nos muestran cómo cambió su visión de la vida misma luego de pasar tanto años en ese suplicio. Eso queda todo relegado a una serie de placas de texto, muchas puntas interesantes dejadas de lado para mostrar las laceraciones de los látigos.

12 Años de Esclavitud

Pero algunos dirán “Bueno, el director está adaptando la novela y en la novela está escrito eso”. Y me parece perfecto, pero la novela no la leí y en definitiva, terminás encontrando exactamente lo que esperabas. ¿La película es fuerte? Si. ¿Tiene escenas crudas? Si. ¿Los esclavizadores son unos desalmados? Si. Y así podemos seguir. Si pensamos en otras películas que tratan el mismo tema, como Amistad (donde también tenemos a un hombre libre), El Color Púrpura o incluso la ya mencionada Django, 12 años de esclavitud cae en el lugar común. Eso no quita que sea un relato intenso e impactante, que probablemente te deje temblando luego de verla, pero creo que dándole vueltas a la historia podría haber aportado mucho más, como creo que sí hacen las antes mencionadas.


6 Comentarios

Dejá tu opinión:

  1. A mí la película por momentos me pareció despreciable, gratuita y excesiva en sus vejaciones, manipuladora. Es cierto que McQueen siempre manejó el cuerpo como elemento principal en sus películas, pero acá se pasó en pornográfico. La espantosa escena donde al protagonista lo obligan a hostigar a una de sus compañeras esclavas, digamos, es una prueba de ello: cuando la cámara le era esquiva -¡gracias a Dios!- al cuerpo descuartizado de la esclava, arruina todo mostrándolo unos segundos después…
    También tiene problemas en cuanto al desarrollo de los personajes esclavos -a excepción del protagonista y del personaje de Lupita Nyong’o- que parecen ser figuras decorativas, y dan la sensación no merecer, tanto como Solomon, la libertad.
    Sin embargo no llegué a odiarla. Creo que es porque McQueen demuestra, paradójicamente, talento en la construcción de cierto planos -como por ejemplo la escena donde Giamatti vende a los esclavos- pero que terminan estropeadas por el nivel de crueldad que contienen.
    Otro de los factores que permiten que uno logre soportarla son las actuaciones; Ejiofor a la cabeza, siempre notable.

    (Mínimo e ínfimo spoiler que continúa la idea de M)
    Yo creo que la escena final desnuda los fallos de la película. Intenta ser emotiva con su reencuentro, pero ignora que jamás vamos a sentir empatía con ninguno de los miembros de la familia del esclavo porque son nombres, nomás, personajes sin alma. Los vemos apenas en los primeros minutos y nunca más. Hubiese sido mejor que la película corte con el plano donde él se va en la carreta mientras observa a la otra esclava.

    • … a mi me paso con Django lo mismo que te paso a vos.
      Esta me parecio todo lo jodida que tenia que ser teniendo en cuenta el contenido.

  2. A mi me gusto.
    Django Unchained apesta.

    • Gran review Don. Gran review. :)

    • A mi django no me gusto, eh. Solo comente a QT como un ejemplo de encarar de otra forma el tema. En algun podcast hablamos de la peli. Esta me parecio la Gravity de las pelis de esclavos.

  3. Me gusto mucho esta peli y no por el trabajo del director, sino que gracias a ella conoci que tanto es verdad o exageracion sobre el tema de la exclavitud en EU.
    Primero que nada le comento que por razones de trabajo, me contrate en territorio Yanki desde septiembre pasado vivo aqui, especificamente vivo en Louisiana, lugar donde se relatan la mayoria de las historias de esclavos.
    Aun existen infinidad de Plantations como se le llama a los lugares donde se cultiva, pero lo destacable es que la mayoria conserva las cabañas en donde dormian los esclavos.
    Volviendo al tema sobre la peli, un amigo que tengo por aca arraigado por generaciones a este estado, me comento varias historias que han pasado de generacion en generacion en su familia, que por supuesto sus abuelos aun de niños fueron esclavos. Algo que se a mostrado en este tipo de peliculas es que un esclavo es como una silla, tu la puedes cuidar o romper en el momento que quieras, por ley cada quien era dueño (con un Titulo como de carro) de sus esclavos, otra cosa que hay mucho por aca es Indios, la mayoria de los pueblos tienen nombre apache,pero que a diferencia de los esclavos ellos si eran libres, y cuidado de meterse porque se les armaba un huateque.
    A mi gusto (no lei el libro) siento que el final estuvo muy apresurado, como si le hubieran dicho al director, ya no hay dinero ¡acaba ya!.
    Opinion. del 1 al 10 me voy con un 8 por dejar tantos cabos sueltos.

    Pd.Con este tipo de historia ahora en lo que esta haciendo Tarantino, enmendar a los Judios, a los esclavos…¿Quien seguira?